VALORACIÓN / TASACIÓN

Tradicionalmente, las valoraciones y/o tasaciones inmobiliarias se han realizado por aparejadores o arquitectos técnicos.

Dependiendo de la finalidad o el objeto para el que se desea tener un precio de un inmueble, podemos elegir entre recurrir a una valoración, o a una tasación. A continuación le exponemos las diferencias para que pueda decidir qué opción le interesa más.

Valoración:  definimos como valoración inmobiliaria “la obtención del valor de bienes inmuebles susceptibles de transferir su propiedad por cualquiera de los medios legales establecidos, empleando una determinada metodología, que será la requerida para los fines demandados”. En definitiva podríamos decir que es señalar el precio de algo, en este caso del inmueble.

Normalmente se utilizan las valoraciones para fijar o estimar un precio de cara a libros contables, determinar un patrimonio, etc.

Tasación: es encontrar el justo precio o avalúo de las cosas. Fijar oficialmente el precio máximo o mínimo para una mercancía, para este caso del inmueble.

Se debería recurrir a una tasación cuando se pretende tener un valor real de mercado, bien para utilizar el inmueble como garantía hipotecaria, bien porque se pretenda tener el valor exacto para el reparto de una herencia, etc.

Se puede valorar o tasar cualquier tipo de propiedad inmobiliaria:

  • Viviendas (bien sean casas, chalets, pisos, etc)
  • Locales comerciales
  • Edificios, cualquiera que sea su uso
  • Trasteros
  • Plazas de aparcamiento
  • Terrenos o solares (urbanos o rústicos)
  • Etc.

Desde este estudio se han realizado numerosas valoraciones y tasaciones para clientes particulares así como para sociedades de administración judicial y administradores concursales. Nuestra experiencia hace que podamos ofrecerle el servicio al mejor coste. Pida presupuesto sin compromiso.

No hay comentarios

Agregar comentario