Termo eléctrico ¿lo programo o lo dejo encendido?

Hoy voy a contestar a una de las preguntas que más me hacen los conocidos al enterarse de que mejoramos la eficiencia energética de nuestros clientes: ¿qué hago para ahorrar energía con mi termo eléctrico? ¿es mejor desenchufarlo si no lo voy a usar? Y a continuación siempre llega la mítica frase de: "es que me han dicho que consume menos electricidad siempre encendido que encendiendo y apagando..."

Pues bien, hoy voy a intentar aportar un poco de luz al respecto, para que a partir de hoy intentéis ser más eficientes y no despilfarréis la energía.

¿Cómo funciona un termo eléctrico?

Los termos eléctricos utilizan el método menos eficiente que existe para calentar el agua. Utilizan una resistencia eléctrica que se basa en la ley de Joule o efecto Joule. La resistencia no es más que un metal, que como consecuencia del paso de electricidad a través suya, se calienta y por tanto irradia calor, que en nuestro caso transmite al agua. El mecanismo es muy sencillo, cuando pasa electricidad calienta, y si no pasa electricidad no calienta. El control lo realiza un termostato que procede al encendido y apagado de la resistencia para conseguir mantener el agua en la temperatura que le marquemos.

Además, conviene saber que a mayor diferencia de temperatura entre el interior y el exterior del termo las perdidas energéticas son mayores. Por tanto es mejor programar los termostatos a bajas temperaturas porque además de requerir menos energía para calentar, también se requerirá menos energía para mantener.

¿Cuanto gasta un termo eléctrico?

Evidentemente esta es una respuesta dificil de contestar, porque depende del termo, de la temperatura de entrada de agua (en invierno está más fría que en verano), del consumo de agua caliente que realicemos, etc. Aún así, podríamos decir que un termo de unos 75 litros, de media, con consumos medios, estaríamos hablando de unos 2-3 KWh diarios (sin programar)

¿Apago y enciendo el calentador eléctrico? ¿o lo dejo siempre encendido?

Personalmente soy de la opinión de que la energía más barata es la que no se consume. Mientras un electrodoméstico está apagado (y desenchufado), no consume energía. Por tanto es lógico pensar que es mejor programar el termo eléctrico para reducir el consumo, ya que así evitamos el consumo producido por el mantenimiento de la temperatura. Aunque no siempre es así, dependerá de nuestros hábitos y consumos.

La mejor forma de averiguarlo es monitorizar el consumo eléctrico. En el mercado existen ciertos "contadores" que te permiten conocer el consumo real de un electrodoméstico concreto. Cuando se procede a sacar la gráfica del consumo, se constatan unas horas donde existe mucho consumo eléctrico (coincidente con las horas donde se produce el consumo de agua caliente) y una serie de picos de consumo que se producen más o menos cada cierto tiempo, coincidente con los encendidos para mantener temperatura.

Si continuamente usamos agua caliente, probablemente necesitamos tener encendido el calentador muchas horas al cabo del día para satisfacer la demanda y en tal caso, es posible que no salga rentable programar, y si lo es, no compense en cuanto a la pérdida de confort que puede producir.

Si por el contrario, usamos sólo agua caliente para las duchas  y poco más, la programación del calentador será muy recomendable.

¿Pero qué pasa si programo el calentador y quiero usar agua caliente a otra hora diferente?

No debería suceder nada significativo. Los calentadores eléctricos están aislados térmicamente y las pérdidas no las vas a notar en una ducha. Para que te hagas una idea, si tenemos el agua caliente a 60ºC, pasadas 24 horas sin uso, el agua estará a unos 50ºC, o lo que es lo mismo, más caliente de lo que podremos soportar en una ducha.

Consejos finales

  • Regula la temperatura del calentador para mantenerla a unos 60ºC (a menos temperatura menos gasto eléctrico, pero corremos el riesgo de tener un foco de legionella en nuestra instalación)
  • Programa el encendido del calentador con un programador de enchufe. Conecta el calentador unas horas antes de usar el agua caliente y apágalo cuando ya no vayas a usar más el agua caliente.
  • Si usas una tarifa eléctrica de discriminación horaria, realiza el calentamiento en horas de precio reducido.
  • Si quieres utilizar electricidad para calentar agua porque el gas no te gusta, y quieres ahorrar dinero de forma adicional, cambia el calentador por uno de calentamiento con bomba de calor, consumen hasta un 75% menos de energía.

No hay comentarios

Agregar comentario